Dom. Abr 21st, 2024

 Cd. Juarez, Chih.- Una imagen espectacular: el papa Francisco luciendo brevemente un tocado indígena completo, con sus hileras de suaves plumas blancas sujetas por una colorida diadema de cuentas, después de que pidiera disculpas por el papel de la Iglesia católica en el sistema de internados para niños indígenas de Canadá.

El jefe Wilton Littlechild, quien asistió a uno de los mencionados internados, entregó a Francisco el tocado el lunes, colocándoselo en la cabeza en medio de los vítores de una audiencia en Maskwacis, Alberta, que incluía a muchas víctimas de los internados.

El Vaticano y el papa claramente apreciaron el gesto: Francisco besó las manos de Littlechild después de recibir el tocado, algo que ha hecho en el pasado como señal de respeto a los supervivientes del Holocausto, y que ha hecho en este viaje por las víctimas de los internados.

El Vaticano obviamente entendió el significado simbólico del momento y publicó la foto en la portada del periódico vaticano L’Osservatore Romano bajo el titular “Pido perdón humildemente”.

Los tocados son históricamente un símbolo de respeto, que llevan los jefes de guerra y los guerreros de los pueblos indígenas. Para muchas tribus de las llanuras, por ejemplo, cada pluma colocada en un tocado tiene un significado y debía ganarse mediante un acto de compasión o valentía.

Pero no a todo el mundo le gustó el gesto de Littlechild. Algunos miembros de tribus indígenas dijeron que parecía incongruente con las transgresiones cometidas en el pasado en las escuelas gestionadas por la Iglesia, por las que Francisco se disculpó.

Russ Diabo, miembro de la tribu mohawk de Kahnawake, en Canadá, y defensor de los indígenas, describió la escena como una “pompa”, y las declaraciones del papa como “fáciles”.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *