Dom. Abr 21st, 2024

Cd. Juarez, Chih.- Sobre la guerra, el cambio climático y la amenaza de las armas nucleares, un tema pareció ser una ocurrencia tardía durante la Asamblea General de la ONU de este año: la pandemia de Covid-19.

Con frecuencia las mascarillas se llevaban debajo de las barbillas —o de plano no se usaban—, y cualquier mención del coronavirus por parte de los gobernantes mundiales estaba al final de una larga lista de agravios.

Pero en las conversaciones al margen de la reunión anual, la pandemia aún se encontraba muy presente.

El secretario general de la ONU, António Guterres, se reunió el jueves con Tedros Adhanom Ghebreyesus, director de la OMS; con Catherine Russell, directora ejecutiva del Unicef, y con otros funcionarios para hablar sobre el acceso equitativo a las vacunas, las pruebas diagnósticas y los tratamientos contra el Covid-19.

Y horas antes ese día, la embajadora estadounidense ante las Naciones Unidas, Linda Thomas-Greenfield, participó en una reunión con líderes de todo el mundo para conmemorar los avances que se han alcanzado en el combate al coronavirus, incluyendo las más de 620 millones de dosis de vacunas que Estados Unidos ha proporcionado a 116 países. Pero enfatizó que aún falta mucho por hacer.

Tedros hizo notar que el número de fallecimientos en todo el planeta relacionados con esta enfermedad se encuentra en su nivel más bajo desde que comenzó la pandemia, y que dos terceras partes de la población mundial ya están vacunadas. Pero las señales alentadoras encubren una profunda disparidad entre los países ricos y los pobres.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *