Dom. Abr 21st, 2024

Cd. Juarez, Chih.-Las víctimas del conflicto arrastran el trauma de la pérdida de familias enteras, bombardeado por la aviación israelí. Murieron 43 personas en una sola noche al desplomarse tres edificios residenciales. Entre las víctimas se encontraban su esposa y cuatro de sus cinco hijos, con edades comprendidas entre los dos y los 12 años. Susi, su otra hija, que entonces contaba siete años, sobrevivió también tras permanecer más de 10 horas sepultada. “Es como si ninguno de los dos estuviéramos ya vivos”, admitió el 21 de mayo del año pasado, poco después de que entrara en vigor el alto el fuego entre el Ejército de Israel y las milicias islamistas de Gaza.

“Las heridas de la mano y la cabeza se curaron estos meses, las de la memoria aún siguen abiertas”, reconoce Riad un año después de la tragedia que causó 260 muertos en Gaza, entre ellos 67 niños, y arrasó más de 1.700 casas. Resta importancia a las secuelas físicas que sufre en la espalda y en una mano para concentrarse en la principal razón de su existencia a los 44 años. “Mi hija sigue tratamiento psicológico tras la pérdida de su madre y sus hermanos. No se ha recuperado del trauma y se despierta por la noche temiendo que vaya a quedarse también sin su padre”, detalla las tribulaciones de la pequeña, ahora en segundo curso de primaria.

La vida cotidiana ha retomado un cierto pulso en el empobrecido enclave costero palestino. Pero el ingeniero Yusuf Sarhan, responsable de la reconstrucción de Gaza, vive cada nueva ofensiva israelí (2008-2009, 2012, 2014 y 2021) como un castigo de Sísifo. “La del año pasado fue una de las guerras más intensas y destructivas”, resalta el viceministro de Obras Públicas palestino. Más de 1.700 viviendas resultaron total o parcialmente destruidas, según datos recabados por Naciones Unidas. “Por ahora solo hemos reconstruido 270″, aclara Sarhan.

“Más de 20.000 pisos sufrieron daños menores. Aquí se ha avanzado más, con el 70% reparado”, celebra antes de tornarse sombrío: “Pero no tenemos fondos para seguir adelante”. Egipto y Qatar se comprometieron a aportar 500 millones de dólares (475 millones de euros) cada uno. Sin embargo, el ingeniero palestino advierte de que un año después de la guerra solo se ha desembolsado un 5% de lo prometido. El resto de las donaciones internacionales anunciadas han sido simbólicas. Estados Unidos: 28 millones de dólares canalizados a través de la UNRWA, la agencia de la ONU para los refugiados palestinos. Japón y Alemania: cada uno seis millones de dólares.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *