Vie. Jul 19th, 2024

 Cd. Juarez, Chih.- Cayeron dos Records durante la última jornada del Mundial de Atletismo. En realidad, fueron tres, pero uno se invalidó por el viento.

O quizá la cifra es correcta, dado que Estados Unidos totalizó una cosecha sin precedente de medallas, con 33.

La nigeriana Tobi Amusan abrió la función espectacular quebrando el récord en las semifinales de vallas, con 12.12 segundos.

“Cuando vi el récord en la pantalla simplemente me dije: ¡Hey! ¿Quién hizo eso?”, dijo Amusan, quien volvió a la pista unos 90 minutos después para obtener el oro.

Su tiempo en la final fue incluso mejor, de 12.06 segundos, pero el viento era tan intenso que ese récord no se inscribirá en los libros. En esa misma prueba, el bronce fue para Jasmine Camacho-Quinn, nacida en Estados Unidos pero quien compite por Puerto Rico, de donde es originaria su madre.

Luego, el sueco Armand Duplantis saltó 6.21 metros con la pértiga, para mejorar por un centímetro su propia marca mundial.

“En realidad, no pensaba tanto en el récord hoy”, dijo. “Normalmente siempre lo tengo en algún lugar de la mente, pero hoy estaba realmente concentrado en el triunfo y quería con todas mis fuerzas ganar el oro”.

Duplantis le dio a su país su primer oro en este Mundial. Los estadounidenses consiguieron 12 más.

Sydney McLaughlin dio la última vuelta victoriosa de un Mundial dominado por los anfitriones, al llevarse el oro en el relevo 4×400.

McLaughlin convirtió una ventaja de 73 centésimas en una delantera increíble de 2.93 segundos con la posta final. Añadió esta exhibición de velocidad al récord mundial que implantó dos noches antes en los 400 metros con vallas.

La última presea fue muy significativa, pues representó el 14to y último oro para Allyson Felix, de 36 años, quien se había retirado al comienzo del Mundial sólo para volver y disputar las preliminares de los 4×400.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *