Mar. Abr 16th, 2024

Cd. Juarez, Chih.- Ucrania está en su cuarto mes, sin signos de cese del fuego o resolución a la vista. El presidente ucranio Volodymyr Zelensky ha descartado un cese del fuego con concesiones, las fuerzas rusas intentan capturar el este de Ucrania, y la política de Estados Unidos es brindar apoyo militar al gobierno de Zelensky por todo el tiempo necesario para debilitar a Rusia, con la esperanza de un cambio de régimen en Moscú.

Estos sucesos no pintan bien ni para Ucrania ni para el mundo, sostiene Noam Chomsky, intelectual considerado por millones de personas un tesoro nacional e internacional. En esta entrevista, Chomsky llama a que las fuerzas capaces de poner fin a la guerra encuentren formas constructivas de terminar con estas tragedias. Además, analiza el nuevo y sumamente peligroso orden global que está cobrando forma.

Después de meses de combates, hay todavía muy poca esperanza de paz en Ucrania. Rusia concentra ahora sus esfuerzos en controlar el este y el sur del país con la probable intención de incorporarlos a la Federación Rusa, en tanto Occidente ha dado a entender que aumentará el apoyo militar a Ucrania. Funcionarios ucranios han descartado un cese del fuego o concesiones a Moscú, aunque el presidente Volodymyr Zelenskyy declaró que sólo la diplomacia pondrá fin a la guerra. ¿Acaso estas dos posiciones no se cancelan mutuamente? ¿Será que ninguna de las partes está interesada en la paz?

—Regresaré a esas preguntas, pero debemos considerar con cuidado lo que está en juego. Es mucho. Va mucho más allá de Ucrania, aun con lo desesperada y trágica que es la situación allá. Cualquiera con una fibra moral querría reflexionar a fondo en los asuntos, sin posturas heroicas.

En primer lugar está la invasión de Putin a Ucrania, un crimen (repitamos una vez más) comparable a la invasión estadunidense de Irak o a la invasión de Polonia por Hitler y Stalin, acciones como aquellas por las que los criminales de guerra nazis fueron ejecutados… aunque sólo los derrotados son sujetos a castigo en lo que llamamos “civilización”. En Ucrania el saldo será terrible mientras la guerra persista.

Hay también consecuencias más amplias, que serán colosales. No es exageración.

Una es que decenas de millones de personas en Asia, África y Medio Oriente enfrentan la hambruna conforme el conflicto avanza y corta suministros agrícolas muy necesarios, procedentes de la región del Mar Negro, proveedora principal de muchos países, entre ellos algunos en situación de desastre, como Yemen. Volveremos a la forma en que se maneja esto.

En segundo lugar está la creciente amenaza de una guerra nuclear terminal. Es muy fácil construir escenarios plausibles que conducen a una rápida intensificación del conflicto. Por nombrar uno, ahora mismo Estados Unidos envía avanzados misiles antinaves a Ucrania. Ya han hundido el buque insignia de la armada rusa. Supongamos que haya más ataques. ¿Cómo reaccionará Rusia? ¿Y qué seguirá?

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *