Sáb. Jun 15th, 2024

Cd. Juarez, Chih.- Un hombre que apareció infiltrándose entre un grupo de militantes peronistas intentó esta noche disparar contra la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y gatilló sin que saliera el tiro, estando a sólo a unos centímetros de su cara, cuando la funcionaria regresaba a su domicilio donde la esperaban sus seguidores, que se turnan para hacer vigilias nocturnas, sentados alrededor de del edificio donde vive.

Esto sucede desde el primer día en que un fiscal solicitó el pasado 22 de agosto su inhabilitación de por vida y 12 años de cárcel, en un alegato en el que la acusó de corrupción y en el no pudo presentar ninguna prueba.

El presunto agresor fue detenido e identificado como Fernando Andrés Sabat Montiel, de 35 años y nacionalidad brasileña, quien tenía antecedentes, con una detención por empuñar un arma blanca en marzo de 2021.

Sabat portaba de acuerdo con las autoridades una pistola Bersa calibre 32, que tenía cinco balas; la corredera no funcionó. Por eso no habría hecho el movimiento hacia atrás y, como la bala no ingresó en la corredera, no salió cuando la pistola fue gatillada, dijeron fuentes oficiales a Página/12.

Las imágenes tomadas por la televisión en primer lugar del canal C5N, dan cuenta de la gravedad de la situación, que varios analistas de inmediato atribuyeron a los discursos del odio, incluyendo el caso de diputados opositores que hablaron de la necesidad de imponerle la pena de muerte a la también ex mandataria (2007-2015).

El presidente Alberto Fernández decretó feriado este viernes, para que el pueblo pueda manifestarse en defensa de la democracia herida por esta situación y agradeciendo que la vicepresidenta permanece con vida, al señalar que el arma estaba cargada con cinco balas que no se dispararon.

“Este atentado merece el más enérgico repudio de toda la sociedad argentina”, sostuvo el mandatario en un mensaje a la nación en cadena por televisión y radio cerca de la medianoche, en el que aseguró que se trata del “hecho más grave desde que hemos recuperado la democracia” en 1983.

“Argentina no puede perder ni un minuto más. Ya no hay tiempo. Es necesario desterrar la violencia y el odio del discurso político y mediático y de nuestra vida en sociedad”, aseveró y añadió que “ante estos hechos estamos obligado a defender la democracia que está siendo debilitada por el discurso del odio. Es un hecho de una gravedad institucional ante lo cual Argentina no puede perder un minuto más”.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *