Mar. Abr 16th, 2024

Cd. Juarez, Chih.- El Partido Republicano ha derivado hacia el extremo más reaccionario. Trump sólo aceleró y cimentó la transición de ese partido hacia una organización política antidemocrática y protofascista. Pero el fenómeno Trump es también singular en otros aspectos, y su impacto en la política y la sociedad estadunidenses se sentirá durante muchos años.

En esta entrevista, Noam Chomsky ofrece un profundo análisis de la evolución del entorno político estadunidense y de cómo la lucha de clases y la represión han convertido a la cultura empresarial en la fuerza dominante, que ha llevado a la sociedad de Estados Unidos hacia una distopía neoliberal. También arroja luz sobre por qué el Partido Republicano ha convertido la política del país en una batalla cultural, al postular políticas que suprimen los derechos sociales y ahorcan la libertad intelectual.

C. J. Polychroniou (CJP): Noam, el Partido Republicano se ha convertido en una organización descaradamente antidemocrática, que conduce a Estados Unidos hacia el autoritarismo. El estado de derecho no les importa, y sin embargo afirman que son los demócratas los que llevan al país al autoritarismo. ¿Qué es lo que da forma al carácter actual del Partido Republicano?

Noam Chomsky (NC): Lo que se despliega ante nuestros ojos es una especie de tragedia clásica, cuya sombría conclusión viene dada de antemano. Los orígenes están muy arraigados en la historia de una sociedad que ha sido libre y próspera para los privilegiados, terrible para los que se interponen en su camino.

Hace un siglo se llegó a una fase similar a la actual. En su estudio clásico The Fall of the House of Labor (La caída de la Casa del Trabajo), el historiador laboral David Montgomery escribe que en la década de 1920 “el dominio empresarial de la vida estadunidense parecía seguro… La racionalización de las empresas podía seguir adelante con el indispensable apoyo del gobierno. La desigualdad era rampante, junto con la corrupción y la avaricia. El vibrante movimiento laboral había sido aplastado por la marea roja de Woodrow Wilson, luego de décadas de represión violenta.

“El Estados Unidos moderno había sido creado por encima de las protestas de los trabajadores”, continuaba Montgomery, “aun si cada paso en su formación había sido influido por las actividades, organizaciones y propuestas surgidas de la vida de la clase trabajadora”. A finales del siglo XIX parecía posible que los Caballeros del Trabajo, con su demanda de que las fábricas deberían pertenecer a quienes trabajaban en ellas, se vincularan con el movimiento de los campesinos radicales, los populistas, quienes buscaban una “mancomunidad cooperativa” que liberara a los campesinos de la tiranía de los banqueros y los administradores de los mercados del noreste. Eso habría conducido a un Estados Unidos muy diferente, pero no pudo resistir la represión y violencia del Estado y las empresas.

Unos años después de la caída de la Casa del Trabajo vino la gran depresión. El movimiento laboral revivió y se expandió, llegando a una organización industrial en gran escala y acciones militantes. De manera crucial, había un gobierno que simpatizaba con él, y un ambiente político vívido y a menudo radical. Todo esto sentó las bases de las reformas del Nuevo Trato, que produjeron enorme mejoría en la vida estadunidense y tuvieron repercusiones en la democracia social europea.

El mundo empresarial se dividió. La investigación de Thomas Ferguson muestra que las empresas de capital intensivo, orientadas al exterior, aceptaron las políticas del Nuevo Trato, en tanto las empresas de trabajo intensivo, orientadas al interior, se oponían con fiereza. Las publicaciones de éstas advertían de los “peligros que enfrentaban los industriales” ante la acción laboral respaldada por “el recién adquirido poder político de las masas”, temas explorados en profundidad en el libro Taking the Risks out of Democracy, de Alex Carey, pionero en el estudio de la propaganda empresarial.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *