Lun. Abr 15th, 2024

Cd. Juarez, Chih.- China a menudo se ha mantenido al margen, aparentemente insensible a las presiones financieras que socavaron el crecimiento.

Pero ahora, arrastrada por su compromiso de frenar la propagación del Covid-19 con bloqueos generalizados y cuarentenas masivas, China ha sufrido uno de sus peores trimestres en años, amenazando una economía global que depende en gran medida de las fábricas y los consumidores chinos.

Para el gobernante Partido Comunista del país, la recesión podría ejercer una presión adicional sobre Beijing en un momento delicado. China tiene previsto celebrar su congreso del partido a finales de este año. Una economía próspera y una riqueza creciente fueron parte del trato que los ciudadanos chinos aceptaron a cambio de vivir bajo un régimen autoritario.

Pero los cierres, un elemento básico de la política de cero covid de Beijing, han aumentado el riesgo de inestabilidad, tanto social como económica.

La Oficina Nacional de Estadísticas de China dijo este viernes que la economía se expandió un 0.4 por ciento respecto al año anterior en el segundo trimestre, peor que las expectativas de algunos economistas. Fue la tasa de crecimiento más baja desde los primeros tres meses de 2020, cuando el país cerró efectivamente para combatir las primeras etapas de la pandemia y su economía se contrajo por primera vez en 28 años.

La recesión de 2020 fue de corta duración y la economía china se recuperó casi de inmediato. Pero el panorama actual no es tan prometedor. El desempleo está cerca de los niveles más altos registrados. El mercado de la vivienda sigue siendo un desastre y las pequeñas empresas son las más afectadas por la debilidad del gasto de los consumidores.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *