Dom. Abr 21st, 2024

Cd. Juarez, Chih.- Soldados rusos y ucranianos parecían estar preparándose para una gran batalla por la ciudad portuaria de Jersón, una estratégica localidad industrial en el sur de Ucrania y una región que el presidente ruso Vladimir Putin se ha anexionado ilegalmente y ha sometido a ley marcial.

Se reportaron combates y evacuaciones en la región de Jersón en momentos en que Moscú intentaba someter al país invadido con más ataques de misiles y drones contra infraestructura crítica.

Putin declaró el miércoles la ley marcial en las regiones de Jersón, Luhansk, Donetsk y Zaporiyia en un intento por afirmar la autoridad rusa en las zonas anexadas en momentos en los que enfrentaba a reveses en el campo de batalla, una problemática movilización militar, a crecientes críticas en su país y en el extranjero, y a sanciones internacionales.

La inestable situación del territorio anexado ilegalmente quedó particularmente al descubierto en la capital de la región de Jersón, donde oficiales militares rusos han sustituido a los líderes civiles instalados por el Kremlin como parte de la ley marcial que entró en vigor el jueves para defenderse de una contraofensiva ucraniana.

La ciudad de Jersón, que antes de la guerra tenía 284.000 habitantes, fue una de las primeras zonas urbanas que Rusia capturó cuando invadió Ucrania, y sigue siendo la ciudad más grande bajo su control. Es un objetivo principal para ambos bandos debido a la presencia de sus industrias clave y a su importante puerto fluvial. Desde hace meses han surgido informes sobre sabotajes y asesinatos de funcionarios designados por Rusia en Jersón, en lo que parece uno de los movimientos de resistencia ucranianos más activos en el territorio ocupado.

Los funcionarios designados por Rusia han instado a los residentes a evacuar por su seguridad y a permitir que los militares construyan fortificaciones. Las autoridades dijeron que hasta el jueves se había reubicado a unos 15.000 de los 60.000 residentes que se tiene previsto.

Putin declaró el miércoles la ley marcial en las regiones de Jersón, Luhansk, Donetsk y Zaporiyia en un intento por afirmar la autoridad rusa en las zonas anexadas en momentos en los que enfrentaba a reveses en el campo de batalla, una problemática movilización militar, a crecientes críticas en su país y en el extranjero, y a sanciones internacionales.

La inestable situación del territorio anexado ilegalmente quedó particularmente al descubierto en la capital de la región de Jersón, donde oficiales militares rusos han sustituido a los líderes civiles instalados por el Kremlin como parte de la ley marcial que entró en vigor el jueves para defenderse de una contraofensiva ucraniana.

La ciudad de Jersón, que antes de la guerra tenía 284.000 habitantes, fue una de las primeras zonas urbanas que Rusia capturó cuando invadió Ucrania, y sigue siendo la ciudad más grande bajo su control. Es un objetivo principal para ambos bandos debido a la presencia de sus industrias clave y a su importante puerto fluvial. Desde hace meses han surgido informes sobre sabotajes y asesinatos de funcionarios designados por Rusia en Jersón, en lo que parece uno de los movimientos de resistencia ucranianos más activos en el territorio ocupado.

Los funcionarios designados por Rusia han instado a los residentes a evacuar por su seguridad y a permitir que los militares construyan fortificaciones. Las autoridades dijeron que hasta el jueves se había reubicado a unos 15.000 de los 60.000 residentes que se tiene previsto.

Por admin01

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *